Gatos y Bebés. Una grata experiencia de vida o un abandono…

Gatos y Bebés. Una grata experiencia de vida o un abandono…

El 90% de las personas que ven una foto o vídeo de una mascota con un bebé sonríen.

La interacción de bebés con animales de compañía es un tema viral sobre el que podríamos encontrar cientos de páginas en la red con información sobre cómo proceder, sobretodo en situaciones nuevas como la llegada de un nuevo miembro a casa (en este caso, un pequeño humano).

20160525_213311

HERA, en adopción

20160531_200231

Gugy, adoptado

Nuestra experiencia, como protectora, es por un lado positiva

dado que hemos visto casos en los que adoptantes nuestros se adaptan perfectamente a esa nueva realidad y trabajan para que sus mascotas tengan un proceso de adaptación bueno, con el menor estrés posible.

 

 

 

Por el contrario, también debemos explicar el lado opuesto.

Desgraciadamente, no han sido pocos los casos que nos han llegado de familias que querían deshacerse del gato por la llegada del bebé a casa, incluso nada más enterarse de la noticia del embarazo (casi siempre, una decisión provocada por las recomendaciones de los ginecólogos, así como la habladuría general de la calle y la familia más cercana, con bajo o nulo fundamento en sus argumentaciones).

20160906_093843

Nikky, adoptado

Os adjuntamos a continuación una muy interesante información sobre este tema de ETOLIA, un portal de etología veterinaria. No dejéis de leerlo porqué nos aporta muchas e interesantes respuestas.

Si os gusta esta información, compartid entre vuestros conocidos, seguro que aun estamos a tiempo de parar algún abandono por estos motivos!!!

 

Etología Veterinaria

Lotería solidaria 2016 – Carácter Felino

Lotería solidaria 2016 – Carácter Felino

Queridos amigos de Carácter Felino,

Como cada año y gracias a la administración de lotería de Nava, podemos poner a vuestra disposición la lotería solidaria de la Asociación Carácter Felino a un precio de 5 euros (se juegan 4 y 1 euro se destinaría a la asociación para sufragar los gastos de manutención y veterinarios).

Este año hemos querido dedicar nuestra papeleta a todas aquellas familias que a pesar de tener nuevos miembros humanos en la familia, no se deshacen de su otra familia animal. Perros, gatos, hurones, todo un sinfín de seres anteriormente “queridos” que pasan a un tercer plano cuando una nueva vida llega al hogar. En muchos casos, estas pobres criaturas acaban en asociaciones, albergues, en la calle…algo realmente espantoso y que creemos se podría evitar con el debido asesoramiento (desde luego, no el asesoramiento que dan los ginecólogos, que directamente “obligan” a deshacerse de ellos).

Desde Carácter Felino denunciamos esta injusticia y os animamos a que si conocéis casos de riesgo, por favor, asesoradles debidamente o pedid ayuda, de esta manera se salvarán muchas vidas y los nuevos seres humanos venidos podrán disfrutar de una vida rodeados de animales, con todos los beneficios que ello conlleva.

Os indicamos los puntos de venta físicos aunque como siempre podéis encargar las papeletas a través del correo electrónico infocaracterfelino@gmail.com, ingresando el  importe correspondiente por medio de una de estas formas, siempre indicando en el concepto “Lotería + Nombre”:

– Transferencia o ingreso en cuenta de La Caixa: ES20 2100 2333 67 0200060736

– PayPal a tiendaconcaracter@gmail.com

 

PUNTOS VENTA


OVIEDO

Parking El Vasco
Alcalde Manuel García Conde, 10
Brighton Bar
C/ El Peso 5 (Oviedo)
https://m.facebook.com/brightonbar/?locale2=es_LA
Clinica Veterinaria San Antón
C/ Velazquez, 9-11 (Oviedo)
http://www.clinicaveterinariasananton.com/
GIJÓN
Contacto: Raquel Suárez
674 969 997
POLA DE SIERO:
La pelu de Pola
La casa de la Mascota (Araceli)
C/ Ildefonso Sánchez del Río 12
https://www.facebook.com/La-Casa-De-La-Mascota-La-Pelu-De-Pola-176893335655792/?ref=br_rs
Clínica veterinaria Les Campes
Plaza Les Campes 6
www.clinicaveterinarialescampes.com
Tienda Ecológica La Plaza Verde
Gran variedad de productos ecológicos, veganos y vegetarianos. Especialidades zumos verdes y veggie Bar los fines de semana.
Plaza Les Campes 33
https://www.facebook.com/La-Plaza-Verde-Tienda-Ecológica-1635118860090640/?fref=tsDulcelandia/Mágicos Eventos
C/ Enrique II, 2
Pola de Siero
https://m.facebook.com/Dulcelandia-Pola-de-Siero-661676123977867/
PIEDRAS BLANCAS

La Óptica
C/ Rey Pelayo 18
Piedras Blancas
http://www.laopticacmr.com/
BARCELONA
Ludocan Educación Canina Y Formación
Carrer de la Nació, 53, 08026 Barcelona
Telèfon:934 50 88 35
http://www.ludocan.com
Sede Asociación
Passeig Sant Joan (con Sant Antoni Maria Claret)
 Tel.  686140788 (Sólo Whatsup)

Gatos y embarazo: Un bebé en casa. ¿Qué hará mi gato?

Mª Luisa Palmero Colado
Miembro de GEMFE (Grupo de especialistas en medicina felina de AVEPA)
Gattos Centro Clínico Felino
Av. Menéndez Pelayo, 37 Madrid 28009
www.gattos.net 

La llegada de un bebé a casa es siempre una noticia maravillosa. Pero, ¿qué piensa nuestro gato de ello?

Para comprenderlo, debemos conocer antes que para un gato la estabilidad de su entorno es fundamental para mantener la estabilidad de su comportamiento. Cambios en su entorno producen estrés y ansiedad, que se manifestarán de forma diferente dependiendo del carácter de cada gato. Habrá gatos que se adapten a la nueva situación de forma fácil y en cambio habrá otros que necesiten más tiempo y ayuda para poder adaptarse y volver a encontrarse bien.

¿Qué es un cambio en el entorno?, pues pueden ser múltiples situaciones como cambios de mobiliario, viajes frecuentes, visitas, reformas, mudanzas, nuevos gatos y por supuesto la llegada de un bebé. Nuestro gato es un animal de rutinas fijas, que divide su territorio en zonas; zona de descanso, de comida, de juego, de eliminación de heces y orina y zona de exploración. Por ello, en nuestras casas debemos respetar esas zonas separando adecuadamente la comida y agua de la bandeja de arena y colocando rascadores en la zona donde descansan.

Los gatos delimitan sus zonas mediante la utilización de marcas faciales. El marcaje facial consiste en la deposición de feromonas familiares sobre su entorno. Lo realizan al frotarse contra objetos, personas u otros animales. Es una actividad diaria y necesaria para que su entorno les resulte familiar. Equivale a lo que hacemos todos nosotros cuando colocamos los objetos de una habitación de forma que ésta nos resulte agradable y acogedora.

Si desaparecen sus feromonas faciales su entorno se desorganiza y altera y aparecen cuadros de estrés. Siguiendo con el ejemplo, si alguien acude a nuestra casa y altera nuestro orden, dejaremos de sentirnos cómodos y nos pondremos tensos. Por supuesto, cada uno de nosotros lo hará de forma más o menos acusada.

¿Y cómo desaparecen sus feromonas? Pues sucede constantemente sin darnos cuenta. Cada vez que limpiamos, movemos un mueble de casa, lavamos nuestra ropa… Ante estos cambios, un gato equilibrado volverá a marcar facialmente, pero un gato que comienza a sentirse estresado y ansioso, permanecerá más tiempo escondido, paseará menos por su entorno, marcará menos facialmente, con lo que se esconderá más…. Ahí es donde debemos intervenir para ayudarle y que vuelva a sentirse bien en su casa.

Cuando por primera vez llegamos a casa con nuestro bebé, nunca debemos acercarnos a nuestro gato y enseñárselo ya que esto puede asustarle, sino que
debemos esperar a que él se acerque y pueda olerle y observarle tranquilamente. De este modo le permitiremos comenzar a familiarizarse con él.

Suele ser frecuente que las siguientes situaciones se produzcan ante la llegada de un bebé:

– Algún miembro de la familia impide al gato el acceso a la habitación del bebé: Realmente no tiene sentido impedirle el acceso ya que en la práctica resulta imposible. Un bebé requiere atención permanente, y no podemos estar regañando y apartando a nuestro gato constantemente. Es un grave error. Si alguna vez vemos que entra en la cuna –cosa que suelen hacer si ésta está vacía, ya que es un lugar de descanso muy cómodo – es muy útil asustarle con un spray de agua a distancia, sin que le gritemos o regañemos directamente. De este modo se asusta de ese lugar, lo verá como un lugar poco cómodo y agradable, pero seguirá
considerándonos a nosotros como gente agradable. Los castigos directos (gritos/manotazos) sólo obtendrán una respuesta de miedo hacia nosotros y además el estrés que padece el gato aumentará.

– Acuden muchas visitas, lo que conlleva más ruido, sustos… Nuestro gato debe tener lugares donde poder esconderse y relajarse. Pueden ser cunas bajo las camas… pero también les encanta tener lugares altos donde poder observar todo lo que sucede a su alrededor. De esta forma se sentirá seguro ante cualquier situación que le altere.

– Ya nadie juega con él y sus rutinas se alteran: Es una de las principales causas de estrés. El juego es una actividad diaria fundamental para un gato independientemente de la edad de éste. Los gatos que no juegan son susceptibles de presentar mayores alteraciones en su comportamiento. Hay que intentar mantener una rutina nueva con él jugando diariamente. Para que resulte muy fácil y se pueda compaginar con la nueva vida en casa, debemos utilizar juegos que no requieran que nosotros nos movamos:

o Cañas de pescar que agitaremos y en las que podemos cambiar el juguete que está en el extremo.
o Punteros láser
o Cajas de cartón que sacaremos a ciertas horas, para que puedan entrar y salir…
o Catnip (hierba que estimula el sistema nervioso y cuyo efecto dura alrededor de 15 minutos). Se impregnan juguetes con ella y se los ofrecemos a los gatos.

Mediante el juego, la presencia de lugares donde refugiarse y sobre todo la posibilidad de mantener su territorio y que se le permita explorar y andar por toda su casa, casi todos los gatos se adaptarán perfectamente a la llegada de nuestro bebé. Pero, ¿qué hago si con estas medidas sigo viéndole nervioso y muy asustado?

Si observamos que aun haciendo todo esto, el gato está alterado (demasiado nervioso o demasiado tímido) es necesario y muy conveniente que se utilicen
feromonas felinas – Feliway, análogo sintético de la fracción F3 de las feromonas faciales felinas- ya que disminuyen la ansiedad. Al aplicarlas en su entorno éste vuelve a resultarle un lugar familiar y acogedor. Se adquieren en centros veterinarios y sólo son percibidas por los gatos. No afectan de ningún modo a las personas ni a los bebés. Hay dos presentaciones: Feliway difusor, que tiene liberación constante y es útil para unos 60m2, o bien el Feliway spray, con el que podemos llegar a todos los rincones de la casa. Si utilizamos el spray, éste se debe pulverizar al aire, como si fuese un ambientador, mediante una o dos pulsaciones por habitación. Se utilizarán durante el tiempo necesario hasta que nuestro gato se encuentre bien.

Es muy recomendable utilizar las feromonas a lo largo de la vida del gato anticipándonos a cambios que vayamos a realizar en casa y de este modo evitar que se estrese.

La llegada de un bebé es algo maravilloso y nuestro gato puede convertirse en su mejor amigo.

Gatos y embarazo: Una experiencia personal

Por Laura Perales (KAT).

 

EMBARAZO, NIÑOS Y GATOS

Me llamo Laura y tengo 7 gatos, que fueron llegando a mi casa procedentes del abandono y el maltrato. Forman parte de mi familia, cosa que mi entorno no parece entender, así como que ellos no están conmigo porque me guste coleccionar animales, ni siquiera porque me gusten los gatos. Están conmigo por moral, porque en su día no pude mirar hacia otro lado. El día que decidí ser madre lo primero que me llegó de mi entorno fue la típica frase de “¿y ahora qué vais a hacer con los gatos?”.

Escribo este texto con la esperanza de poder ayudar a muchas futuras mamás y a sus gatos, para desmontar muchos falsos mitos que circulan por ahí. Es para vosotras, no tratéis de explicárselo a esa gente ignorante que no quiere atender a razones y que piensan que los gatos harán que el niño estalle o algo parecido (porque no sé qué piensan que le pueden hacer). Ni lo intentéis, porque hablar con esas personas es como hablar con las paredes. Eso sí, tened por seguro que los gatos no sólo no son perjudiciales para un niño, sino que son buenos para su salud y su desarrollo psicológico (le refuerzan contra alergias y además le ayudan a educarse en responsabilidad y amor).

Soy licenciada en Psicología, auxiliar de clínica veterinaria y llevo muchísimos años en el mundo de la protección animal, con lo que no hablo por hablar. He estudiado psicología infantil, conozco el ciclo de la tan temida toxoplasmosis y también sé bastante de etología para entender a los gatos, que por mucho que la mayoría se empeñe en tenerlos como si de jarrones decorativos se tratase, son seres vivos.

Espero que esto os ayude, no dejéis que nadie os asuste con mentiras, y mucho menos dejéis que os hagan abandonar a vuestros gatos en base a cuentos de vieja sin fundamento alguno. Compartid vuestro embarazo, y luego vuestra vida familiar con su nuevo miembro, con vuestros gatos y sed felices.

PRIMERA FASE: EL EMBARAZO

Nada más quedarme embarazada lo primero que hice fue llamar llena de ilusión a toda mi familia. La buena nueva pasó a convertirse en diversas discursiones con casi todos ellos, con frases como la que cité antes o “ahora tendréis que donar a los gatos” (abandonar, se dice abandonar…), “los gatos ahora los tendrás que quitar” (sí, los envuelvo, los dejo en el trastero y luego más adelante los vuelvo a sacar…) y otras por el estilo. Se me quitaron las ganas de llamarles más. Les dije una y cien veces que no pasaba absolutamente nada, que como era auxiliar veterinaria sabía como iba eso de la toxoplasmosis, les explicaba el ciclo… como hablar con la pared. Si había alguna celebración familiar, que hubo bastantes hasta que di a luz, no dejaban pasar la oportunidad de volver a sacar el tema de los gatos, de echarme miradas acusatorias de “eres una mala madre”, y yo me quedaba calva de decirles que no pasaba nada…

Os explico el tema de la toxoplasmosis:

Lo primero es hacerte los análisis (que muchos ginecólogos te dicen que gatos fuera sin pasar ni por este paso). Si tú eres positiva, ya la has pasado, y ahí no hay riesgo alguno.

Si tú eres negativa, debes hacerle las pruebas al gato (eso nunca lo dicen, directamente el gato fuera, son la leche). Sólo un 2 % de la población mundial felina es positivo a toxoplasmosis. Si tu gato es negativo, no hay riesgo tampoco.

Si tú eres negativa y tu gato es positivo (cosa que ya es difícil), hay que ver con un análisis de heces del gato si está eliminando ooquistes o no, o sea, si está en fase activa. Esto es importante porque el gato que coge la toxoplasmosis sólo elimina ooquistes durante dos semanas después de haberla cogido, y luego le pasa como a nosotras, que da positivo porque ya la ha pasado, pero no pasa nada. Así que puede que si tu gato es positivo la haya cogido hace años cuando era cachorrito, a lo mejor estaba en la calle y cazaba algún ratón, pero ahora no elimina ooquistes ya, y por tanto tampoco hay riesgo.

En todo caso, si tú eres negativa, tu gato positivo y justo está en esas dos semanas (que ya es algo increíble que pase, y más si tenemos en cuenta que la mayoría de los gatos caseros no salen a la calle y no comen carne cruda sino pienso y alguna latita, porque cuando la cogen es por comer carne cruda infectada), tampoco te alarmes, porque para que la toxoplasmosis pueda afectarte a ti las caquitas deben estar más de 24 horas en ambiente, o sea, que con que tu chico limpie las cacas un par de veces al día, tampoco hay riesgo.

Aparte de todo eso, se transmite sólo por las caquitas si tú llegas a ingerir ooquistes que haya ahí, y eso me parece también bastante improbable . Así que no te preocupes, deja que tu chico limpie la arena unos meses (eso es lo mejor, jejeje), relájate y no hagas caso de ginecólogos que no tienen ni idea o que si la tienen pasan de darte información adecuada, consiguiendo que haya un montón de abandonos innecesarios, embarazadas con ansiedad (eso sí es un peligro real, señores ginecólogos) y situaciones de tristeza.

PELIGROS REALES

Carne poco hecha, embutidos, verduras y frutas mal lavadas.

Bien, sabiendo todo esto fui por primera vez al ginecólogo dispuesta a negar que tenía animales en casa si me lo preguntaba, por si me tocaba alguno de esos tristemente tan frecuentes ginecólogos desinformados. Para confirmar mis sospechas le pregunté por el tema de la toxoplasmosis, a lo cual tuvo el cuajo de responderme (todo esto sin haberme hecho los primeros análisis aún y sin saber si era positiva y por tanto no había riesgo alguno) que me cruzara de acera si veía algún gato por la calle y que podía ponerme morada de jamón serrano y embutido.

Ahora es cuando muchas os preguntaréis: ¿y porque muchos ginecólogos dicen esto? Por algo será… Os lo explico: los ginecólogos estudian ginecología, no veterinaria. A ellos les enseñan que la toxoplasmosis es perjudicial para los fetos, y nada más. Está en su voluntad el informarse un poco más, en saber del ciclo de la toxoplasmosis para evitar abandonos de animales (que habiendo estado en una protectora os puedo decir que son un número muy elevado por esta causa, y que las pobres embarazadas que nos llaman están desesperadas y asustadísimas por culpa de que su ginecólogo no se ha querido informar y prefiere dárselas de saberlo todo en vez de decirle “la toxoplasmosis es perjudicial, sí, pero mejor preguntale a tu veterinario para valorar ese riesgo”). De hecho, mantuve una conversación en un ciclo de conferencias con la presidenta del Colegio de Médicos, ella sabía perfectamente que no había peligro, y se sorprendió mucho al decirle que los ginecólogos recomendaban desprenderse de las mascotas.

De hecho no lo hacen sólo con los gatos, como no tienen ni idea de veterinaria indican a las embarazadas que abandonen cualquier animal, gatos, perros, conejos… cuando la toxoplasmosis sólo se desarrolla en las heces del gato.

Para que veáis lo “peligrosos” que son los gatos: como ya os comenté al principio llevo muchísimos años en el mundo de la protección animal (más de 15 años), limpiando caca de gato (en ocasiones hasta tenía que ponerme un mono de plástico desechable si iba a limpiar a la protectora, ¡acababa de caca de gato hasta las orejas!), de gatos que se supone son grupo de riesgo porque vienen de la calle, donde pueden comerse algún ratón y coger la toxo. Y como os dije convivo con 7 gatos.

Bien, al llegarme los resultados di NEGATIVO. Toda una vida limpiando caca de gato, de miles de gatos distintos, y nunca cogí la toxoplasmosis. Y eso sin tomar ninguna precaución. Así que el ginecólogo que indica a una mujer que tiene un gato casero que se deshaga de el debería informarse más y dejar de echar muertes de animales sobre sus espaldas.

Otro punto que influye en este tema es el “argumento ad hominem”, consistente en que cuando dices que ayudas en una protectora siempre hay alguien que te dice “¿y por qué no ayudas a los niños de África?”. Esa persona te lo dice desde el sofá, sin ayudar a nadie, por supuesto. Y es la misma que si ayudaras a los niños de África en vez de a los gatos te diría que por qué no ayudas a los niños de España. Pero parece que con el tema de los animales este argumento se recrudece aun más, dando lugar a un absurdo en el que parece que por ayudar a los animales estás perjudicando a las personas. Y eso lo trasladan a aconsejar que te desprendas de tus gatos, porque si no lo hicieran estarían perjudicando al bebé siguiendo su absurdo razonamiento.

Mi embarazo no sólo se desarrolló felizmente, sino que además mis gatos supieron desde el primer día que me había quedado embarazada y se dedicaron a protegerme, a ir detrás de mí, a extremar sus cuidados sin pasar corriendo cerca de mí, por ejemplo, tratándome con delicadeza.

Cuando di a luz un niño perfecto y mi familia vio que efectivamente no pasaba nada, lejos de tragarse sus palabras y dejar de lanzar puyas que me hacían daño, pasaron al siguiente asalto…

SEGUNDA FASE: BEBÉ Y GATOS

Los tiempos del medievo en los que los gatos eran quemados o matados de cualquier otro modo (lo cual contribuyó, dicho sea de paso, a la propagación de la peste debido al aumento de ratas) por su relación con la brujería pasaron a la historia físicamente, pero en las mentes de muchos parecen seguir ahí, y se cataloga al gato como un animal maligno, que hace daño a sabiendas, y que por supuesto va a atacar al bebé. Estas personas no han tenido un gato en su vida.

Al nacer mi niño mis familiares vinieron a verle al hospital, o me llamaron por teléfono. Y la mayoría (a los que ya había dicho antes que no pasaba nada durante el embarazo y seguían sin bajarse del burro) siguió con el tema, que ahora era que según ellos un bebé era imposible que conviviera con animales (me pregunto como ha sobrevivido la raza humana desde los tiempos de las cuevas). De nuevo les dije una y otra vez que no pasaba nada… esta vez sin argumentos no porque pasara algo, ¡sino porque no había argumento alguno que rebatir! ¿Qué se supone que le pasa a un niño que vive con gatos?

“Es que hay pelos”: sí, pero yo limpio mi casa, paso el aspirador casi a diario y cepillo a mis gatos cada pocos días. En mi casa hay menos pelos que en muchas otras sin animales. Otra cosa es que seas un poco desaseada (por ser diplomática) y no limpies tu casa, entonces va a dar igual que tengas gatos o no.

“Es que el niño se mete todo en la boca”: y de vuelta al tema de la limpieza de antes.

“Es que los gatos tienen celos y atacan al niño”: o más bien van a protegerle… eso sí, si tratas a tus gatos como a floreros y les ignoras, no te extrañe que tus gatos tengan problemas de conducta, provocados por ti, y por lo que muchos acaban abandonados (no sea que el dueño se tenga que gastar un duro en un etólogo o simplemente tratar a sus gatos como seres vivos parte de la familia). Mis gatos ni siquiera se metieron en la cuna del niño, que estaba montada meses antes de su nacimiento, yo compré un spray educativo que detectaba el movimiento y les rociaba si se metían en la cuna y tuve que quitarlo nuevo, sin una sola vez de uso, porque ni asomaron la nariz a la cuna. Sabían que era del niño. Eso si, me tomé la “molestia” de preparar ese spray para enseñarles que ahí no se entraba. Mis gatos, como miembros de la familia que son, tienen sus rascadores, sus juguetes, sus caprichos y sus necesidades cubiertas. No necesitan llamar la atención, son felices. Si alguna vez les pasa algo me molesto en averiguar la causa y ayudarles a ponerle remedio, no corro a castigarles o a abandonarles. Todos venían de la calle con sus traumas y todos los superaron aquí, dejando atrás todo lo malo. La gente me dice cuando viene a casa que parece que no tengo gatos, y se sorprenden, porque tengo 7… pero educados.

“Es que los gatos van a ir a por el niño aunque no tengan celos”: Otra mentira. Los gatos van a ir a lo suyo, y lo que va a pasar es que cuando el niño empiece a andar va a ser el él que les persiga, va a intentar tirarles de la cola, y vamos a tener que enseñar al niño a respetar a los gatos, no al revés. Y los gatos van a hacer gala de su infinita paciencia con el niño dejándose hacer de todo, los pobrecillos.

“Es que los gatos transmiten enfermedades”: MENTIRA. Los gatos sólo pueden transmitir la toxoplasmosis a las embarazadas ( y bajo los puntos descritos antes, harto improbables), hongos o parásitos. Si tu gato está desparasitado y sano, no va a pasar absolutamente nada, otra cosa es que tu gato esté completamente descuidado, en cuyo caso es tu culpa, no del animal. Es mil veces más probable que tu le pegues algo a tu hijo, e incluso a tu gato, ya que puedes traerle cualquier enfermedad felina de la calle en tus mismos zapatos.

Hay personas que no deberían tener ni niños ni gatos. No deberían tener niños porque los van a tener de forma egoísta, no van a pensar en ellos, no van a vigilar que no cojan algo del suelo, van a enchufarles un chupete para que se callen y a dejarles llorar aunque al niño le pase algo, porque ellos quieren dormir. Tampoco deberían tener animales, porque también los tienen por egoísmo, no van a tener cubiertas sus necesidades, no van a comprenderles, incluso van a maltratarles (cosa que suelen hacer también con sus niños).

Esas personas van a dejar que el niño se meta en la boca una caquita de gato porque no van a estar ahí y tampoco van a mantener limpio el arenero o a habilitar barreras para que el niño no acceda al mismo. Esas personas no van a molestarse en tratar a sus gatos con dulzura cuando llegue a casa el bebé. Y por todas estas razones, por mucho que no tengan animales, tampoco deberían tener niños, ya que no están preparados para ello, no saben lo que es la empatía, no saben satisfacer otra cosa que no sea su propio ombligo.

Cuando llegué con mi bebé a casa se lo enseñé a mis gatos dentro del cuco. Ellos se extrañaron y vinieron a asomarse y a olerle de lejos. El bebé ni se inmutó. Han pasado los meses y vivimos todos juntos, en perfecta armonía. Mi hijo sólo ha recibido de mis gatos mimitos (cuando se atrevieron a acercarse un poco) y protección. Cada vez que viene alguien a casa a ver al niño ellos salen para vigilar que el extraño no dañe al bebé, incluso dos de mis gatos que jamás aparecen (por miedo) cuando vienen visitas. Y cuando la visita se va ellos vuelven a irse del salón.

Eso sí, pese a que la realidad golpea y es evidente que efectivamente no pasa ABSOLUTAMENTE NADA por tener gatos durante el embarazo y luego con un bebé conviviendo con ellos, mi entorno sigue repitiendo una y otra vez que “si sigo teniendo a los gatos, que a ver qué voy a hacer” y blaaa blaaa blaaaaa. ¿Que el niño nació perfecto y ven que está sanísimo y feliz? No pasa nada, ellos deben seguir machacando porque creen los gatos son seres malignos que deben ser erradicados de la faz de la tierra. O porque simplemente para ellos son esos graciosos animalitos de usar y tirar que una vez que tienes un niño debes “donar” porque ya no te hacen falta, como si el niño los sustituyera.

No dejéis que os ganen la batalla, la ignorancia es muy atrevida, y ellos seguirán. Os harán sentir mal, os harán sentir impotentes porque no escuchan, porque no aceptan la verdad ni aunque el tiempo os de la razón una y mil veces. Intentarán haceros creer que sois malas madres.

Pero como yo digo: ser buena madre se demuestra con tus actos, no intentando quedar bien con la familia. Y no hay acto más deplorable que el abandonar a un animal. Mi hijo no va a aprender eso de mí, jamás, no verá fotos de un gatito y tendré que inventarme una mentira para no tener que decirle que lo abandone cuando me quedé embarazada o cuando él vino al mundo. Y aquellos que aconsejan abandonar deberían plantearse por qué necesitarían mentir a su hijo sobre el gatito de la foto.

Mi hijo aprenderá a convivir y amar a los animales y por ende a las personas, aprenderá lo que es la empatía. Aprenderá a ser una mejor persona. Sed felices, disfrutad de vuestro embarazo y de vuestra maternidad, dejad que vuestros animales os cuiden, cosa que no hacen aquellos que sólo os intentan hacer sentir mal. Y sobre todo, informaos de todo antes de hacer alguna tontería.

Y los cuentos de vieja, que se los lleve el viento.

Gatos y embarazo: La toxoplasmosis

Fuente: Division of Parasitic Diseases (DPD) – U.S. Public Health Service
AVISO: Este texto es informativo, y no debe usarse para auto diagnosticarse o en sustitución de una consulta médica.

Cualquier duda sobre este tema debe consultarse con un especialista en enfermedades infecciosas.

 

Esta enfermedad se ha convertido en uno de los argumentos crecientes para deshacerse de los gatos.

¿Qué es la Toxoplasmosis?

La enfermedad conocida como toxoplasmosis está causada por un parásito unicelular llamado Toxoplasma gondii, de distribución mundial. Se considera que en Estados Unidos puede haber unos 60 millones de personas que han resultado infectadas. Pocos de los infectados presentas síntomas, porque basta para controlarlo ser una persona con un sistema inmunológico sano. Sin embargo, a mujeres embarazadas y personas inmunodeprimidas puede provocarles serios problemas de salud.

¿Cómo se produce el contagio?

Las vías de contagio del Toxoplasma son orales, es decir que los ooquistes (microorganismos infecciosos) pasan al sistema digestivo a través de la boca:

  • Orofecal (boca – heces). A través de las heces de un gato infectado. Esto sucederá si al limpiar la bandeja se manipulan las heces con las manos desnudas y después éstas se llevan a la boca, o tocando de igual forma algo que haya estado en contacto con las heces.
  • Llevándose las manos a la boca después de tocar carne o verdura crudas contaminadas, o comiendo carne cruda o poco hecha contaminada, sobre todo de cerdo y de cordero.
  • A través de utensilios de cocina que han estado en contacto con carne o verdura crudas contaminadas.
  • Bebiendo agua contaminada con Toxoplasma.
  • Muy raramente, por transplantes de órganos o transfusiones de sangre infectados.

¿Cuales son los síntomas?

Los síntomas de esta infección varían:

  • La mayoría de la gente infectada ni siquiera se entera. Algunos pueden creer que están pasando una simple gripe, y notar algún dolor muscular, por ejemplo, durante un mes o poco más. La toxoplasmosis que provoca daños al cerebro, ojos y u otros órganos puede venir de una infección aguda de Toxoplasma o de una antigua infección controlada que ahora se reactiva. Este tipo de casos más severos afecta a personas con el sistema inmunológico debilitado, aunque también los sanos pueden, en casos excepcionales, notar alguna molestia ocular.
  • La mayor parte de los niños infectados durante su gestación no presentan síntomas al nacer, pero pueden aparecer más adelante. Es mínimo el porcentaje de niños que al nacer presentan daños serios oculares o cerebrales.

Grupos de riesgo

Los más tendentes a resultar afectados por una toxoplasmosis severa son:

  • Niños cuyas madres se infectaron por primera vez en su vida de toxoplasma durante el embarazo.
  • Personas con el sistema inmunológico gravemente afectado, como los enfermos de SIDA, los que están recibiendo determinado tipo de quimioterapia o los que se han sometido poco antes a un transplante de órganos.

¿Qué puedo hacer si creo que estoy en riesgo?

  • Si estás pensando en quedarte embarazada, que tu médico te haga el test de Toxoplasma.
    • Si el test es positivo, significa que tienes anticuerpos porque ya has estado infectada antes en tu vida, así que en general no debes preocuparte demasiado.
    • Si el test es negativo, significa que nunca has estado infectada, por lo que debes tomar unas simples precauciones necesarias.
  • Si ya estás embarazada, realizate el test y actua como en el caso anterior.
  • Si tu sistema inmunológico está deprimido, pide a tu médico que te haga un análisis de sangre para detectar Toxoplasmas.
    • Si el test es positivo, significa que tienes anticuerpos porque ya has estado infectado antes en tu vida, y tu médico tomará las medidas necesarias para impedir que se reactive.
    • Si el test es negativo, significa que nunca has estado infectado, por lo que debes tomar unas simples precauciones básicas.

¿Qué hago si creo que ya la tengo?

Habla con tu médico, pedirá unos análisis de sangre específicos para toxoplasmosis. Los resultados ayudarán a determinar si padeces o no una infección por toxoplasma y si ésta es reciente.

El tratamiento

Si se confirma el diagnóstico, tu médico decidirá si es necesario algún tratamiento. Por lo general no se da ninguno a personas sanas no embarazadas. En caso de haber síntomas, éstos suelen desaparecer en unas semanas. Hay abundamente medicación para tratar la Toxoplasmosis en mujeres embarazadas o personas inmunodeprimidas.

Precauciones básicas: Cómo prevenirla

Estas son algunas medidas generales, de tipo sanitario y alimenticio, para reducir las posibilidades de resultar contagiado por toxoplasma:

  • Utiliza guantes en el jardín o para cualquier actividad que implique manipular tierra. Recuerda que los gatos, que pueden contagiar el parásito a través de sus heces, utilizan muchas veces los jardines o macetas como “bandejas”. Lávate las manos con agua y jabón después de este tipo de trabajos, sobre todo si vas a comer o a cocinar.
  • Cuando prepares carne cruda, lava con jabón y agua caliente todos los utensilios que hayan estado en contacto con ella para no contaminar otros alimentos. Lávate bien las manos con agua y jabón después de manipular la carne cruda.
  • Cocina siempre la carne hasta que el centro ya no esté color rosado o hasta que el jugo sea incoloro. No la pruebes nunca antes de estar completamente guisada.

Si estoy en siguación de riesgo ¿Puedo quedarme el gato?

SÍ, PUEDES QUEDARTE CON TU GATO SI ERES UNA PERSONA CON RIESGO DE CONTRAER UNA INFECCIÓN GRAVE (eres inmunodeprimido o estás embarazada); pero toma las siguientes precauciones:

Mantén a tu gato sano y ayúdale a no infectarse él mismo con el toxoplasma:

  • Mantenlo dentro de casa
  • Dale de comer pienso o lata y no dejes que salga a cazar por ahí

No toques las heces con las manos:

  • Pide a alguien que limpie la bandeja a diario por ti
  • Si tienes que hacerlo tú, utiliza guantes, bolsas o palas
  • Limpia a diario, porque el parásito de las heces de los gatos gatos necesita al menos un día para volverse infeccioso, así que lo habrás tirado antes de que eso ocurra.
  • Lávate luego las manos con agua y jabón.

Mi gato está infectado, ¿Puede contagiarme para siempre?

NO, SÓLO ELIMINARÁ EL PARÁSITO POR LAS HECES DURANTE UNAS SEMANAS DESPUÉS DE HABERSE INFECTADO.

Como los humanos, los gatos rara vez presentan síntomas en la primera infección, así que no es fácil que el dueño de un gato sepa si la tiene o no. La infección se va sola.

 

 EN RESUMEN, Y EN RELACIÓN A LOS GATOS

 

Si estás esperando un hijo, te habrán informado sobre la Toxoplasmosis. Una mujer que se contagia durante el embarazo puede transmitirla al feto, y una infección congénita por toxoplasma puede afectar gravemente al bebé antes y después de su nacimiento. Como una de las vías de contagio es el contacto con heces infectadas de gato, algunas mujeres gestantes intentan disminuir el riesgo deshaciéndose de su animal. Pero por suerte es muy fácil evitar que ese contagio se produzca, así que no hace falta echar al gato de casa.

Los gatos se infectan al ingerir carne cruda contaminada, pájaros, ratones o tierra. Son la única especie animal que elimina el agente infeccioso por las heces, porque otros animales pueden contagiar si se come su carne sin haber sido debidamente cocinada.

Tener un gato no incrementa necesariamente el riesgo de contagiarse. Sólo hay que conocer el ciclo del Toxoplasma gondii y el papel que juegan los gatos en la transmisión de esta enfermedad para quedarse absolutamente tranquilos.

Como en todo, sólo es cuestión de SABER la realidad de las cosas, y no dejarse llevar por bulos, leyendas, comentarios y deducciones.

TRANSMISIÓN

T. gondii es un organismo que puede infectar a todos los mamíferos, que le sirven de huéspedes intermedios. Una vez que un gato se ha infectado, lo normal es que adquiera inmunidad, por lo que son muy raros los casos de segundas infecciones; así que solamente durante esta primera exposición el gato eliminará ooquistes (mircroorganismos reproductores), que además no son infecciosos de inmediato, ya que requieren un periodo de incubación de entre uno y cinco días después de haber sido eliminados por las heces.

El ser humano puede infectarse por estas vías:

  • Consumiedo carne infectada cruda o semi hecha, verdura o agua infectadas.
  • Tocándose los labios sin haberse lavado las manos después de manipular sin guantes algo infectado.
  • Transplante de órganos o transfusiones de sangre.
  • El feto, por transmisión cuando la madre se infecta por primera vez durante su embarazo.

Es muy difícil que un gato contagie directamente la toxoplasmosis a su dueño, aunque se trate de una mujer embarazada. Hay varios factores que mantienen ese riesgo muy bajo:
En primer lugar, sólo se infectan los gatos que ingieren tejido con quistes. Dentro de lo que es la población felina, ese riesgose limita a aquellos gatos que viven en el exterior, que cazan roedores y se alimentan de ellos, o a los que su dueño da carne cruda para comer, NO a los que se alimentan con pienso o latas. Pero además, un gato solamente elimina ooquistes la primera vez que se infecta en su vida, y durante dos semanas. Un gato de exterior que se dedique a cazar para comer estará más expuesto mientras es muy joven, pero según crece cada vez es menos probable que transmita la infección.

En segundo lugar, como los ooquistes se vuelven potencialmente infecciosos después de uno a cinco días, basta cambiar la bandeja a diario, y si hay, serán completamente inofensivos.

Y por último, como los ooquistes se transmiten por ingestion (tragándolos), la única manera de contagiarse por un gato es tocar con las manos desnudas cacas de gato infectado por primera vez, que lleven más de un día en la bandeja, y luego llevarse las manos a la boca sin habérselas lavado.

 

TODO esto hace falta para infectarse por el gato:

1. Que sea la primera vez que el gato se infecta en su vida.

2. Que no haga más de tres semanas de dicha infección.

3. Que las heces se dejen en el arenero más de 24 horas.

4. Que se cojan con la mano desnuda.

5. Que luego se toque la boca sin haberse lavado las manos.

6. Que la persona no se haya infectado nunca con anterioridad.

 
 

Reducir el riesgo de contagio

Contagiarse de toxoplasmosis por el gato es bastante difícil, pero hay otras posibilidades que requieren precaución en personas de riesgo.

  • Evita la carne poco hecha
  • Lava muy bien toda la verdura cruda
  • Lava todos los utensilios de cocina que hayan estado en contacto con carne cruda antes de usarlos con otros alimentos.
  • Utiliza guantes cuando toques tierra, o lávate muy bien las manos después.
  • Pide a alguien que se ocupe de limpiar la bandeja del gato mientras estés embarazada.
  • Si lo haces tú, utiliza guantes, bolsas, palas, etc., y de todas formas lávate luego las manos.
  • Cambia la bandeja a diario.

Por lo demás, puedes estar con tu gato lo que quieras. Así que ya ves, no hace falta que te deshagas de él por un embarazo, y si tu médico te lo sugiere, y no te quedas convencida con estas explicaciones, ve a consultar con un especialista en enfermedades infecciosas y con tu veterinario.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.