La Navidad es una época del año en que la solidaridad nos “invade”.

Digo “nos invade” entre comillas porque de repente en estas fechas nos llega un aluvión de peticiones de adopción (mayoritariamente de bebés) para regalar a un familiar. Es algo curioso, no sucede en ninguna época del año más que en ésta.

Siempre se repite el mismo guión:

  • Querría un gatito para mi hijo/a.
  • Querría un gatito para mi hermano/a.
  • Querría un gatito para mi amigo/a.
  • Etc…
img-20161218-wa0003

Encontrado en Febrero 2016 (fue un regalo de Navidad)

img-20161218-wa0004

Encontrado en Febrero 2016 (fue un regalo de Navidad)

En los meses posteriores, llegan de nuevo las llamadas, pero en este caso no para adoptar sino para “recoger”. Es en ese momento que de nuevo nos “invade” en este caso la tristeza. Es muy doloroso ver como una vez tras otra, animales que han sido adoptados con mucha ilusión, son entregados como una mera mercancía. Esto en el mejor de los casos, dado que en muchos otros, no son entregados sino directamente “abandonados” en la calle, cerca de colonias callejeras controladas, con el pensamiento totalmente infundado de que se van a apañar sólos…

img-20161218-wa0006

Este gato tuvo suerte y fue por segunda vez adoptado

En muchos casos, estos pobres animales indefensos se ven viviendo para siempre en la calle sin una segunda oportunidad de adopción.

img-20161218-wa0005

Este gato tuvo suerte y fue por segunda vez adoptado

Por favor, no permitamos este acto tan cruel, adoptemos con responsabilidad…

Os dejamos aquí una información muy interesante sobre este tema en ETOLOGÍA VETERINARIA

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.